Los aprendices del cosquilleo

Oswaldo Osorio

Se dice que el cuarto cine es aquel que toca los temas del tercero (la realidad social latinoamericana) con el lenguaje y los esquemas del primero (el de Hollywood). En ese sentido, esta película pertenece a ese tipo de cine, con todo lo que esta –a veces contradictoria- combinación implica, pues su director, que es un inglés que pertenece a la industria del cine, se vino a Colombia a hacer una película sobre carteristas y delincuentes.

Se trata de un thriller no muy complejo mezclado con ese tono de las películas de adolescentes que están en la transición de abrirse al mundo y llegar a la adultez. Por estos dos esquemas y por la procedencia del director, quien ha hecho filmes como La joven del arete de perla y Hannibal: el origen del mal, necesariamente tenía que tener una narración y un argumento llenos de lugares comunes y recursos harto conocidos.

Y eso no siempre es un problema en el cine de género, pero sí parece serlo en este caso cuando se aplica a este contexto, porque sistemáticamente empiezan a aparecer una serie de momentos y detalles que solo se pueden ver como artificios o salidas inverosímiles. Esas inconsistencias empiezan por los mismos diálogos y expresiones que un par de “rateritos” bogotanos se ven obligados a recitar por un guion escrito por un extranjero; o incluso por la misma concepción de un personaje como el de Juana, puesta en la historia por razones ajenas a la trama, sino más bien por conveniencias comerciales.

Y es que estos problemas de la película se originan justo como consecuencia de esa mixtura de cines mencionada inicialmente. El tipo de personajes y el contexto de marginalidad y delincuencia definen lo que normalmente es una película realista colombiana, sin embargo, la construcción de estos personajes, sus relaciones y la orientación que se le da a su argumento son los de un thriller juvenil de película extranjera que tiene todas las condiciones para enganchar al público: jóvenes bonitos y agradables, villanos despreciables, historia de amor, escena de sexo bajo la lluvia y final complaciente.

Y no es que se trate de una obra denostable o imposible de ver, pues seguramente espectadores más desprevenidos o un público por fuera de Colombia bien podrían disfrutar de esta historia cargada de giros argumentales y en medio del exotismo que puede verse en una capital latinoamericana, pero otra cosa es verla a la luz del cine colombiano, que ha tocado tanto estos temas, personajes y contextos. Desde esa óptica, se trata de una película forzada y artificial que desconoce las sutilezas del universo en que se desarrolla y le quiere calzar unos esquemas y recursos que no se le ajustan bien.  Ah, el segundo cine es el de autor.

Publicado el 15 de abril de 2018 en el periódico El Colombiano de Medellín.

TRÁILER

Busca en nuestro sitio

RECIBA EN SU CORREO LA CRÍTICA DE LA SEMANA