Contra el Apocalipsis, la amistad

Por Oswaldo Osorio

Image

Cuando apenas al principio de la vida ya se vislumbra el fin, es necesario asumir una actitud diferente ante la existencia, para así poder soportar tanto desencanto. Y es que al grupo de jóvenes que protagoniza esta película, le tocó vivir un tiempo en el que su mundo parecía desmoronarse y ellos justo con ganas de comérselo entero. La solución a tal encrucijada fue confiar en los amigos. Porque esta película esencialmente es sobre la amistad, más allá de ese trasfondo problemático y violento (y por lo general necesario) que siempre estará presente en el cine del país.

Esta opera prima del director Javier Mejía realmente es una propuesta inusual, tanto por la mirada que ofrece como por la fuerza que consigue en sus personajes y en la idea que plantea. Su historia está ambientada en la conflictiva Medellín de la transición entre las décadas del ochenta y noventa, con toda su violencia, asesinatos de policías, narcoterrorismo y esa zozobra generalizada. Pero ese contexto no necesariamente es su preocupación principal, sino que es el escenario que condiciona a los personajes y propicia las situaciones que determinarán lo que realmente le importa al relato, esto es, la posición que asumen estos jóvenes frente a esa situación extrema que viven y cómo todo ese ambiente adverso, por el contrario, contribuye a reforzar sus lazos de amistad.

La mirada de Medellín y sus duras circunstancias de entonces, cambia sustancialmente en esta historia, debido a que esta mirada no es desde la marginalidad, como ya lo han hecho los principales referentes que sobre este tema se tienen del cine y la literatura, sino que se hace desde un grupo de amigos de clase media, quienes necesariamente vivieron esa ciudad de una forma diferente y la ven con otros ojos y la viven con otra actitud, aunque inevitablemente fueron también afectados. De hecho, uno de los más importantes momentos del filme es toda la subtrama del secuestro, donde se conocen dos de los protagonistas, un encuentro en circunstancias extremas que los marca y define su amistad, además una parte de la película que consigue los más memorables momentos, donde se puede apreciar toda la carga emocional de la historia, la fuerza que tienen sus personajes (así como las interpretaciones) y la habilidad de su director para conseguir estos registros.

En lo que también resulta una película inusual y estimulante, es en su estructura narrativa, sus diálogos y concepción visual. Su estructura se divide en tres partes que se alternan entre sí en el relato. Una parte es todos los momentos, tanto divertidos como dramáticos, que el Flaco compartió con todos y cada uno de sus amigos mientras vivía en Medellín; otra es esa encantadora y visualmente llamativa road movie camino al aeropuerto; y la tercera es la conversación de los cuatro amigos la noche en que recogieron al Flaco. En un tiempo en que está de moda la fragmentación y desorden narrativo, casi siempre por mero efectismo, en esta historia esa ruptura con la linealidad de la historia es necesaria para comprender los distintos vínculos que existen entre estos cinco amigos.

Con el rock estallando en el fondo de las vidas de estos jóvenes, una cámara que busca siempre ser creativa y elocuente, y unos diálogos lucidos e ingeniosos, tanto para reflexionar sobre el mundo que les tocó vivir como para reírse de él con un humor agudo, corrosivo y por lo general políticamente incorrecto, esta cinta produce un sentimiento ambiguo, el mismo sentimiento que tienen sus personajes: por un lado, la zozobra de una ciudad y sus circunstancias, sumado a las incertidumbres propias de la edad, y por otro, una pasión por vivir, por ser irreverentes y comprometidos al mismo tiempo, por dar todo por los amigos. Por eso, en definitiva, se trata de una película entrañable y divertida, un retrato lúcido y emotivo a una ciudad, a una época oscura y, por supuesto, a la amistad, ese sentimiento que hace más soportable cualquier Apocalipsis.

Publicado el 21 de Septiembre de 2007 en el periódico el Mundo de Medellín.

Busca en nuestro sitio

RECIBA EN SU CORREO LA CRÍTICA DE LA SEMANA