La fiesta del cine con más tradición

Por Adriana González

alt

A partir de hoy y hasta el 7 de marzo se realizará una nueva versión del Festival de Cine de Cartagena. Este es el primer en año que el más antiguo festival de Latinoamérica se hace sin su fundador. La figura de Víctor Nieto estuvo presente desde 1960 y le tocó sortear los buenos y malos tiempos de este importante evento. Aunque en esta época hacer festivales de cine parece el nuevo deporte nacional, sólo algunos pocos tienen la capacidad económica, de convocatoria y organizativa para ser considerados importantes y necesarios.

Cartagena tiene con qué hacer su festival y también se ha constituido, desde hace décadas, en el principal punto de encuentro de la cinefilia y los realizadores del país. En lo que ha sido muy irregular es en su organización. Los habituales a este evento siempre se quejan de cosas como los cambios en la programación, la tardanza de las piezas informativas o, incluso, la deficiente curaduría de las películas.

Sin embargo, puede decirse que en los últimos años se ha venido operando cambios en beneficio del buen prestigio del festival. Y este año parece que hay todavía unos cambios más sustanciales. Uno de ellos es la designación como Jefe de Programación del crítico Orlando Mora, quien desde hace mucho es asiduo visitante a los mejores festivales del mundo y seguro su presencia garantizará una mejor curaduría de las muestras.

Aunque parezca una obviedad, lo más importante de los festivales de cine son las películas, pero a Cartagena en ocasiones se le ha olvidado esto, incluso muchas veces se ha visto que parece que le pusieran más atención a los eventos sociales y al espectáculo farandulero de los premios de televisión, una mueca que imita la desdentada sonrisa de los Premios Oscar. Por eso es que resulta tan significativa esta decisión de poner a un gran conocedor al frente de la programación. Y así, detrás de esta decisión, vienen otras más que redundarán en beneficio de esta importante fiesta del cine.

Y se dice que un festival es una fiesta del cine porque allí se da cita todo el universo cinematográfico y audiovisual del país, más una importante cantidad de invitados internacionales. De manera que, aparte de la muestra central, compuesta por 16 películas de Ibero América que competirán por los premios India Catalina, también habrá muestras alternas de video arte, documental, cortometrajes, argumentales, cine colombiano, nuevos creadores y otras tantas películas y muestras que se concentrarán en esos ocho días.

Pero además de las proyecciones, esta cita también es para reflexionar sobre el cine y conocer a sus protagonistas. En primera instancia, el festival contará con una programación académica alterna compuesta por talleres, conferencias y seminarios. Además, este año, por ciertas decisiones de la organización, promete ser más enriquecedor el diálogo de los asistentes con los responsables de las películas. Porque una de las ventajas de un festival, es la posibilidad de conocer y dialogar con los actores, directores y productores de la mayoría de las películas que se presentan en la muestra.

El director español José Luis Cuerda, así como el cubano Juan Carlos Tabío, serán dos de esos importantes realizadores que visitarán Cartagena, para mostrar sus últimas producciones y hablar con el público y la prensa. Y con ellos muchos más invitados, cientos de cinéfilos y el siempre agradecido público de la ciudad. En suma una multitud de personas en torno a esta fiesta donde todo está en función del séptimo arte, desde la primera rueda de prensa temprano en la mañana, hasta el último cóctel de la fiesta del día tarde en la madrugada.

TODA LA INFORMACIÓN SOBRE EL FESTIVAL EN: www.festicinecartagena.org

Busca en nuestro sitio

RECIBA EN SU CORREO LA CRÍTICA DE LA SEMANA