Oswaldo Osorio

El intenso ahora, de João Moreira Salles

Un documental monumental en el uso de imágenes de archivo. Una mirada lúcida y crítica a Mayo del 68 y a las imágenes que dan testimonio de un sueño revolucionario en cuatro distintas partes del mundo. Una película reveladora en términos históricos, ideológicos, narrativos y hasta en el análisis e interpretación de la imagen.

Proyecto Florida, de Sean Baker

Una desconcertante descarga de realidad que ronda los límites de la marginalidad, donde una joven mujer y su hija lidian con la precariedad económica y las malas relaciones interpersonales. El “sueño americano” mal pintado con los chillones colores de un motel.

La casa junto al mar, de Robert Guédiguian

Como en sus otros filmes, aquí este director francés cuenta una historia llena de sensibilidad emocional, humanista y social. Tres hermanos regresan a la casa de su infancia, donde reviven sus discusiones sobre el amor, el arte, la política y la vida en general.

Roma, de Alfonso Cuarón

Es magistral el gran fresco que pinta Cuarón del universo de su infancia, un relato que mira atento tanto en plano detalle como en plano general. Aunque en ocasiones fuerza su guion para desarrollar su premisa, se impone la sutileza y sensibilidad del punto de vista de su mirada.

La balada de Buster Scruggs, de los hermanos Coen

Como infalibles contadores de historias, los Coen en esta película de Netflix a falta de una cuentan seis, todas ellas dentro de la épica e imaginería del western. Seis relatos con el ingenio visual y argumental que siempre los ha caracterizado.

Lucky, de John Carroll Lynch

El sentido de la vida, la inevitabilidad de la muerte y el aprecio o el miedo a la nada, llenan el ambiente y los rincones de este relato, un cuento de amor y de consternación por la existencia expuesto con inteligencia y emotividad desde la perspectiva de un viejo de noventa años.

Barbara, de Mathieu Amalric

Una pieza que celebra el arte y la creación, desde la actuación, la música y el cine. Una biografía cinematográfica nada convencional sobre una cantante a la que un etéreo relato rodea de misterios y bellas atmósferas.

El insulto, de Ziad Doueiri

Aunque la guerra civil en el Líbano terminó hace casi tres décadas, esta película da cuenta de los ecos de esa guerra de forma inteligente, reveladora y con gran sentido dramático. Un filme cuya virtud es la manera como transforma un conflicto casi doméstico en uno social e ideológico.

Matar a Jesús, de Laura Mora

Medellín, su marginalidad y violencia de nuevo en el cine, pero esta vez con una mirada diferente, donde el odio y el resentimiento podrían ceder su lugar a la comprensión y al perdón. Es una historia reflexiva y con fuerza visual que es capaz de ver a los victimarios de esta ciudad como víctimas de un mal mayor.    

Un lugar en silencio, de John Krasinski

Es difícil que el cine de género, con sus tramas y esquemas ya recurrentes, consiga sorprender e incluso parecer original. Eso sucede con esta película, en la que con una premisa simple –nunca hacer ruido para poder sobrevivir- logra un relato de gran tensión e impacto.  

Publicado el 23 de diciembre de 2018 en el periódico El Colombiano de Medellín. 

Busca en nuestro sitio

RECIBA EN SU CORREO LA CRÍTICA DE LA SEMANA